LA PORTIELLA DE LLOSU | Casa Rural en Cabrales, Picos de Europa

Nov/10

21

La garganta del Casaño

La garganta del Casaño

En el pueblo cabraliego de La Molina se pueden ver cosas interesantes, como restos de calzadas o puentes romanos y escondidos desfiladeros

En la Montaña de Los Picos de Europa y especialmente en sus estribaciones, hay lugares desconocidas para la mayoría de los asturianos, a pesar de su belleza. Uno de esos paraísos es la Garganta del río Casaño, o Casañu. Ese lugar está a los pies del llamado ‘Hoyo la Madre’, cerca de Brañarredonda. En la zona hay dos mayaos con ese nombre; al que nos referimos es al que está cercano a las vegas Las Mantegas, Belbín, Espines y La Güelga. Junto al nacimiento del río.

Para llegar a la Garganta del Casaño, por Brañarredonda, se puede tomar el camino junto a los Lagos de Covadonga, en la vega de La Tiese; bordeando las antiguas minas y casas de Buferrera. La pista conduce a la vega de Belbín, a la que se llega en media hora. El camino sigue marcado en dirección Norte hacía la vega Las Mantegas, donde se ve el gran ‘Hoyo La Madre’. De allí se puede ir a Soñín y Comeya. A Las Mantegas se llega en pocos minutos. Proponemos girar a la derecha, para seguir el camino que baja al valle La Güelga, al Sureste. Al fondo del valle, donde se llegará en un cuarto de hora, está la majada del mismo nombre, y las fuentes del Frieru y Los Cuencos. Cerca, al Sur, se encuentra el bosque Haedo La Güelga, donde se refugian corzos, jabalíes y zorros. Entre la vega y el citado hayedo está Cuenye Mala. Allí se pierde algo el sendero, pues un camino va al Suroeste hasta Redondiella, otro sube hacia el Sur al citado bosque, un tercero está marcado en dirección Sureste a las majadas de Parres y Arnaedo, y otra senda cruza el arroyo hacia Brañarredonda, al Este. A esa majada se llega en media hora, subiendo, por un camino de piedras planas. En esa lugar se puede descansar, o seguir algo más hasta el bosquecillo cercano, donde se ve el ‘Hoyo la Madre’, y al fondo la Garganta del Casaño. Por allí desciende el río Texu, tributario del anterior.

Aconsejamos visitar la Garganta del Casaño desde La Molina (y Canales-Ortiguero), en una caminata de una hora, aproximadamente, a través de la calzada que en dirección sureña va al puente romano de Pompedru. En este lugar hay dos foces, una a la izquierda, tajada por La Voluga, y otra a la derecha, bajo el Pompedru, formada por el Casaño. La senda de la izquierda sube por el Pandu, Llinares, Brañarredonda de Abaju, Camplengu, Espines y Brañarredonda de Arriba, a La Güelga y Belbín. Y la de la derecha es el de la Garganta del Casaño, que pasa por escobios, majadas, foces y castañeos, cruzando el río por singulares puentes. Allí veremos las antiguas cuevas para guardar el ganado y ancestrales gallineros o cochineras circulares de piedra. También hay una vieja central eléctrica. Esa zona se conoce por El Sitiu, con las majadas de Santianes, Escobiu y Batuda. El retorno aconsejamos hacerlo por la ruta de la ida y con suerte ver nutrias y ardillas.

· · · · ·

Sin comentarios.

Dejar un comentario

<<

>>

Sigue este blog

Arriba
Facebook